/El éxito sin límites de La casa de Papel

El éxito sin límites de La casa de Papel

Hace ya casi tres meses que pudo verse en España el final de «La casa de papel», pero lo cierto es que al legado de la serie todavía le queda bastante cuerda. Sobre todo, a nivel internacional. Y es que la ficción producida por Atresmedia y Vancouver Media se ha traspasado con éxito las fronteras españolas y se ha convertido en un auténtico éxito en todo el planeta.

Creada por Alex Pina e inspirada en la opera prima de Quentin Tarantino, «Reservoir Dogs», la trama cuenta la historia de un grupo de ladrones que no se conocen entre ellos y que, por medio de El Profesor (Álvaro Morte), se ponen en común para llevar a cabo «el mayor atraco» de la historia de España: un asalto a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre con el que pretenden hacerse con 984 millones de euros.

En «Reservoir Dogs», los asaltantes se hacían llamar en clave con nombres de colores (Señor Blanco, Señor Rubio, Señor Blanco, Señor Naranja, Señor Azul, Señor Marrón…). En «La casa de papel», son las ciudades las que dan nombre a los atracadores. Así, Berlín (Pedro Alonso), Tokio (Úrsula Corberó), Río (Miguel Herrán), Nairobi (Alba Flores) o Moscú (Paco Tous) son, bajo el anonimato que les confiere unas caretas de Salvador Dalí, los encargados de tratar de llevar a cabo el asalto, con El Profesor como maestro de ceremonias.

Su atrevido argumento y su elenco conquistaron a los espectadores españoles en los 15 capítulos (distribuidos en dos temporadas, una de nueve y otra de seis) que duró la ficción, de unos 70 minutos cada uno. También el corazón de Netflix, que decidió incorporar la ficción al catálogo de su plataforma y darla así a conocer a nivel internacional.

Un fenómeno de masas

La aventura les ha salido redonda, a unos y a otros. Adaptada a la nueva realidad que demandan las series, Netflix redujo a 50 minutos la duración de sus episodios, la vendió como producción original y la puso el nombre de «Money Heist» en las zonas de habla no hispana. Y el éxito de la ficción se ha disparado. A ella se han enganchado personalidades de primer orden mundial, como el futbolista Neymar Jr o el cantante Romeo Santos, pero también millones de personas de todos los continentes.

En América del Sur, de hecho, su éxito ha sido de lo más notorio. Especialmente en Brasil, donde ha generado un fenómeno fan sin precedentes. De hecho, en los Carnavales del país, de los más importantes a nivel mundial, cientos de aficionados salieron a las calles disfrazados con la característica careta de Dalí y los monos rojos de vestir de los atracadores. Y varios de los «youtubers» de referencia en la nación carioca, como Café Nerd, Coxinha Nerd o Carol Moreira (que tiene más de 531.000 suscriptores) le han dedicado numerosos vídeos ensalzando sus cualidades.

Aunque su éxito no se limita a eso. A pesar de que en España no consiguió un apoyo masivo de la audiencia (su final tuvo un discreto dato de 12,1% de cuota de pantalla, 1,8 millones de espectadores), a nivel mundial le va mucho mejor. El portal audiovisual de referencia IMDb la sitúa en el puesto número 22 entre las «series más populares» del momento en todo el mundo, por delante de «The end of the f***ing world», «Cómo defender a un asesino», «Big Bang» o «The Crown». Además, ese mismo sitio web, según las valoraciones de sus usuarios, la ubica como la «mejor serie española de la historia» y como la 95º mejor de todos los tiempos, por delante de títulos tan exitosos como«Mad Men», «Vikingos», «Shameless», «Big Little Lies», «Mindhunter», «The Newsroom» o «The Handmaid’s Tale».

La serie aparece entre los productos del momento, o «tendencias» de Netflix, pero también lleva tres semanas consecutivas como la serie que más se ve como maratón, según la aplicación especializada «TV Time», por delante de series como «Vikingos», «Anatomía de Grey»,«Riverdale» o «Black Mirror».

 

 

El País