/Uruguay: a partir de julio sale a la venta la yerba mate con cannabis

Uruguay: a partir de julio sale a la venta la yerba mate con cannabis

La próxima semana comenzará a venderse en Uruguay yerba mate con cannabis, luego de que el Ministerio de Salud Pública autorizara al nuevo producto, anunciaron hoy los distribuidores. Las primeras marcas en ofrecer esta nueva variedad son Cosentina y La Abuelita.

Las primeras marcas en ofrecer esta nueva variedad son Cosentina La Abuelita, y  Pablo Riveiro, representante de ambas, explicó que el producto no tiene un efecto psicoactivo debido a que no contiene THC

Estados Unidos autoriza el primer medicamento derivado de la marihuana

Así, las yerbas “serán de venta libre y podrán consumirlas cualquier persona”, aseguró Riveiro a dpa, y confirmó que el producto saldrá a la venta en los comercios la próxima semana.

Es yerba no medicinal. No es un medicamento y no es psicoactivo”, agregó el empresario uruguayo, a la vez que precisó que el compuesto aportará los beneficios del cannabidiol, que se encuentra en el 40% de la planta, y que tiene propiedades farmacológicas.

Cosentina y La Abuelita son las primeras marcas en ofrecer yerba mate con cannabis.

 

En Uruguay el mate se consume a cualquier hora del día con agua caliente y la yerba suele venderse pura o mezclada con hierbas, en algunos casos medicinales.

La comercialización se produce poco más de un año después que un producto similar haya sido retirado de los comercios de Uruguay por decisión del Ministerio de Salud Pública, por no cumplir las normas vigentes.

El paquete de un kilo de la yerba mate con cannabis costará aproximadamente siete dólares y será fácilmente identificable por los consumidores ya que tendrá como distintivo una hoja de marihuana.

Desde 2016 el mercado del cannabis está regulado en Uruguay y se vende libremente al público en una red de farmacias, con algunas condiciones, como registrarse previamente.

Están autorizados además los clubes cannábicos y el cultivo personal con ciertos límites de plantas.

 

 

Clarín