/Dia del Boxeador: entrevista a Victor Castro

Dia del Boxeador: entrevista a Victor Castro

Por el Día del Boxeador, en la mañana de Oxígeno nos contactamos telefónicamente con Víctor Hugo Castro, campeón Panamericano y actual entrenador.

Víctor Hugo Castro, oriundo de la localidad vecina de Morteros, es una figura del Deporte Nacional e Internacional. A lo largo de su carrera ha obtenido diferentes títulos que lo condujeron a la etapa máxima: los Juegos Olímpicos.

“En mi carrera Amateur fui Campeón Nacional y Subcampeón Sudamericano. Luego, en mi mejor momento allá por el 99,  fui Campeón Panamericano, una de las medallas más importantes que logré en mi carrera. Hacía más de 30 años que Córdoba no obtenía esa medalla, así que para mi significó un logro muy pero muy importante. En el año 2000 fui Subcampeón Pre Olímpico, lo que me dio el pase a los juegos Olímpicos de Australia… lo más alto a lo que se puede aspirar un deportista. En su momento no dimensioné, no le di tanta importancia creo, pero hoy, unos cuantos años después, recordar eso me hace muy feliz. Tengo muy buenos recuerdos de aquella etapa de mi carrera”, comenta.

Nuestro entrevistado comenzó con la práctica de Boxeo desde que era muy pequeño, en el Club San Jorge. En su momento significó sólo una práctica deportiva, confiesa, pero con el paso de los años fue visualizando qué era exactamente lo que quería hacer y ser en relación a esto.

Esta determinación lo llevó a intensificar las exigencias vinculadas al entrenamiento y la práctica. “Si quería llegar al Equipo Nacional, tenía que hacer un trabajo más fino, por eso me fui a vivir a Córdoba (…) El tiempo y la experiencia me permitieron dar cuenta que se puede hacer todo lo que uno quiere, de manera equilibrada. No hace falta dejarlo todo para ser deportista… uno puede disfrutar de todas las cosas de la vida y dedicarse a lo que le apasiona. Siempre que las dos partes estén equilibradas. -expresa- Trato de transmitir esto a mis alumnos para que no se agoten… a veces uno está tan entusiasmado que lo deja todo. Está perfecto esforzarse y dar lo mejor de uno, pero siempre permitiendose hacer otras cosas y disfrutar. Todo tiene que ser en su justa medida”.