/#NotónOxígeno: entrevista a Michel Noher

#NotónOxígeno: entrevista a Michel Noher

En la mañana de Oxigeno nos contactamos con Michel Noher, reconocido actor de la TV argentina y protagonista del Hijo Eterno, obra que se presentará el próximo domingo en Sala Estrada, bajo la organización de la Biblioteca Municipal Domingo F. Sarmiento.

“El Hijo Eterno es una historia de amor, o al menos así la entiendo yo. Es el encuentro entre un padre y un hijo; son 25 años de encuentros y desencuentros”, comienza explicando Noher.

La obra trata sobre un padre primerizo de principios de los 80 que, al llegar al Hospital, descubre que su niño tiene síndrome de Down. Algo inesperado, imposible de pronosticar en aquel entonces. Ante la sorpresa, el desconocimiento y el temor, comienza su viaje hacia un amor inconmesurable. “La obra retrata 25 años de amor en la vida de estos dos personajes, con las dificultades que supone amar a la otra persona por lo que es, y no por lo que quisiéramos que fuera o por cómo nos satisface en otros aspectos. Habla de cómo descubrir el amor, ese real y profundo que requiere de mucha valentía para vivirlo”, detalla.

El Hijo Eterno es el primer unipersonal que Michel Noher lleva adelante, “es un gran desafío, no sólo porque es la primera vez… aunque fuera la cuarta o la quinta, seguiría siendo una gran apuesta porque estoy solo en escena, con una silla y una bella historia que contar”. A esto lo define -con gran precisión- como un verdadero “nudismo teatral”.

Con respecto a la exitosísima tira “100 días para enamorarse” -en la que interpreta a Fidel, un profesor de secundaria que redescubre su sexualidad- nuestro entrevistado comenta: “Yo me siento muy contento, la verdad, sobre todo por el resultado que está teniendo. Me parece que es un lindo llamado de atención, me gusta que una novela vaya más allá del mero entretenimiento y sirva como canalizador de muchas problemáticas sociales. Que tenga el éxito que tiene, habla bien de la tira pero sobre todo de la sociedad. Esta necesidad de pensarse, de abrir discusiones en la mesa familiar… es realmente, algo fantástico”.