/¿Cuál es la diferencia entre el sexo biológico, identidad de género y orientación sexual?

¿Cuál es la diferencia entre el sexo biológico, identidad de género y orientación sexual?

En la mañana de Oxígeno nos contactamos con la Lic. en Psicología, Ana Clara Gramaglia, para conversar acerca de una temática que nos aborda en los tiempos que corren: qué vínculo existe entre el sexo biológico, la identidad de género y la orientación sexual.

Según Fundación Huesped, el SEXO de una persona tiene que ver con aquellas características biológicas (pene, vagina, hormonas, etc) que determinan lo que es un macho o una hembra en la especie humana.

El GÉNERO refierería a los aspectos socialmente atribuidos a un individuo, diferenciando lo masculino de lo femenino. Es decir, la forma en que las sociedades esperan que alguien piense, sienta y actúe por ser varón o por ser mujer.

Ahora bien, la IDENTIDAD DE GÉNERO es la forma en que cada persona siente su propio género. Esto puede corresponder o no con el sexo asignado al nacer. Es decir, es lo que cada persona percibe de sí mismo, independientemente de que haya nacido hombre o mujer. Una persona que nació hombre puede sentir que su identidad de género es femenina y viceversa.

Las conquistas en este campo han dado lugar a la creación de nuevos conceptos que les permiten a millones de personas identificarse y hacer uso de sus derechos. “Es importante comprender que la IDENTIDAD DE GÉNERO es una construcción, que va más allá del sexo biológico que nos tocó al nacer. Es decir, yo por nacer con vagina soy biológicamente considerada mujer. Ahora bien, yo puedo identificarme como tal o no… puedo por ejemplo, identificarme con el sexo opuesto al que nací. A eso nos referimos cuando hablamos de identidad de género”, explica Ana Clara.

Cuando el sexo biológico de una persona coincide con la identidad de género (nací mujer y me siento mujer), las personas se denominan cisgénero. Cuando ocurre lo contrario (nací mujer y me siento hombre, o nací hombre y me siento mujer), se las denomina transgenero. 

“Es importante reconocer que TODOS construimos nuestra identidad de género, no sólo las personas trans… a veces la gente cree que las personas que nacieron mujeres/hombres y se sienten como tal, no construyeron nada… muchos creen que uno ‘nace así’, que eso se da ‘naturalmente’, pero no. Todos hacemos una construcción de género a lo largo de nuestra vida”.

Resulta necesario diferenciar todas estas cuestiones de la ORIENTACIÓN SEXUAL. La orientación sexual tiene que ver con aquello que las personas elijen para relacionarse íntimamente, es decir, para mantener relaciones sexuales. Las decisiones en el campo de la sexualidad no necesariamente tienen que corresponder con la identidad de género. Por ejemplo, una persona puede nacer mujer, sentirse mujer e intimar con mujeres; o por ejemplo puede nacer hombre, sentirse mujer y intimar con hombres. En este caso, las personas se dividirían en heterosexuales (hombres que gustan de mujeres y viceversa); homosexuales (personas que gustan de alguien de su mismo sexo biológico) y bisexuales (personas que gustan de ambos sexos).

Todas estas cuestiones han generado resistencia por parte de algunos sectores de la sociedad que se rehusan a reconocer la existencia de toda esta diversidad. “Las prácticas sexistas y los estereotipos de género, tan característicos en nuestra sociedad, afectan profundamente a muchísimas personas. Existen empresas, por ejemplo, donde las mujeres que ocupan los mismos puestos que los hombres, no ganan lo mismo; muchas otras que no brindan la posibilidad de trabajar a mujeres que lucen como hombres o a hombres que lucen como mujeres. La discriminación, sobre todo en la comunidad trans, es muy fuerte y muy destructiva. Con el paso del tiempo y con la lucha de muchas personas, algunos estereotipos fueron cayendo, pero existen otros que se encuentran fuertemente arraigados (…) Somos seres humanos y lo más enriquecedor de eso, es la diversidad. Todos somos distintos y es importante respetar esa diferencia. Eso nos hace crecer”.