/“Yo trabajo en su dolor”: entrevista a Alejandra Castro, Coordinadora de REMAR

“Yo trabajo en su dolor”: entrevista a Alejandra Castro, Coordinadora de REMAR

Alejandra Castro fue elegida recientemente Coordinadora de REMAR y hoy cuenta su experiencia en la mañana de Café Oxígeno.

REMAR una Organización sin fines de lucro con sede en Río Cuarto, completa y totalmente gratuita, que se encarga de iniciar el proceso de desintoxicación de personas víctimas de  adicciones, desarrollando tareas a nivel doméstico y actividades como cultivo,  laborterapia, costura y manualidades. Así, se les brinda la contención necesaria para poder salir adelante, pudiendo volver a recuperar aquello perdido tras el consumo.

Alejandra es el nexo encargado de vincular a las víctimas de sustancias de la ciudad Morteros y la zona, con esta granja.

“A mí me busca el adicto, es él quien llega a mi casa. También llegan algunos papás, presos de la desesperación, porque tener un adicto en casa genera un verdadero malestar a nivel familiar… pero en general es el mismo adicto quien se acerca, algo que a mí me parece importantísimo porque demuestra el deseo real de recuperarse. Aquellos que llegan por presión de un familiar, en general terminan volviéndose. Cuando es por decisión propia, el proceso es en general exitoso”, expresa nuestra entrevistada.

El alimento y materia prima de REMAR, es lo espiritual, la palabra de Dios, agrega. El amor, el cuidado y la protección de unos con otros es la premisa original.

Ya son 6 las personas de Morteros que forman parte de la Granja REMAR, a las que se les sumó además, un joven de la ciudad de Brinkmann.

“Detrás de cada adicto hay una historia… la falta de afecto suele ser enorme. Por eso yo trabajo en su dolor, independientemente de la droga que use, porque la droga al fin y al cabo es una anestesia, es la forma de llenar un espacio vacío. Hay que trabajar en ese vacío, porque en general ataca a los más débiles”.

Alejandra, incansable trabajadora, se declara feliz y satisfecha con este compromiso que asumió. “Cuando los chicos me mandan, al cabo de un tiempo, una foto de sus análisis y el reactivo no da ni marihuana, ni cocaína ni ninguna otra sustancia… no puedo explicarlo, esa sensación no tiene precio”.