/El árbol: un Interés Público

El árbol: un Interés Público

Ana Celina García, Técnica en Agronomía y miembro de Vivero nuestra Tierra, participó de la mañana de Café Oxígeno para conversar sobre la influencia de la tala de árboles en las catástrofes hídricas que azotaron nuestra provincia en las últimas semanas.

Nuestra provincia diseñó y aplicó la denominada “Ley del Árbol” que establece la promoción y mantenimiento de la flora urbana y silvestre, y la reforestación en caso de tala. Tiene por objeto establecer una política de estado en materia ambiental, a través de la promoción y la conservación del arbolado en todo el territorio provincial, con miras a generar un medio ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano.

El problema principal es que los ciudadanos aun no han desarrollado su conciencia medioambiental, y el Estado – encargado de instalarla – no proporciona un seguimiento y control real en esta materia; negligencia que lleva a verdaderos desastres naturales, como bien fueron las inundaciones de las últimas semanas.

“Cuando las catástrofes naturales son superadas, todo el mundo se olvida del factor que las desencadenó. Es importante recordar siempre que el árbol y sus hojas absorben la radiación solar, las gotas de lluvia que caen, hacen permeable el suelo, evitan la erosión eólica y mantienen la materia orgánica del entorno. Desde nuestro humilde lugar, desde nuestra casa, debemos tener conciencia de la importancia que tiene mantener y conservar nuestros árboles, para después ir a escalas mayores como campos y grandes terrenos (…) las leyes están pero falta cumplimiento”, expresa.

En lo que respecta a huertas y pequeñas plantaciones domésticas, en este momento nos encontramos en periodo de cosecha, asegura nuestra entrevistada. Las épocas de siembra son de agosto en adelante. Primero se comienza con tomates y pimientos, para luego continuar con la siembra de hojas verdes  en primavera. La cosecha de la mayoría de las verduras y frutas que habitualmente consumimos se realiza ahora, en pleno verano.