/35 años sin Cortázar: entrevista a Valentina Jara

35 años sin Cortázar: entrevista a Valentina Jara

En un nuevo aniversario del fallecimiento de Julio Cortázar, nos comunicamos con Valentina Jara – Profesora de Letras en la ciudad de Santa Fe – para conversar sobre la vida y obra de una de las figuras más emblemáticas de la literatura argentina.

La incorporación de nuevas formas y figuras literarias, su trascendencia internacional y las irreconciliables diferencias que presentaba con la coyuntura política nacional son algunas de las tantas razones que convirtieron a Cortázar en una insignia de la literatura argentina y latinoamericana.

La mayoría de sus obras son, literal o figurativamente, una crítica desencarnada a la situación política que atravesaba el país a mediados de siglo. Casa Tomada es, no sólo una de sus obras más estudiadas sino también un excelente ejemplo de su impronta.

Junto a Gabriel García Márquez (Colombia), Mario Vargas Llosa (Perú), Jorge Amado (Brasil) y Carlos Fuentes (México) formó parte del boom latinoamericano, corriente literaria formada por autores que comienzan a incursionar en lo real maravilloso; los cuentos fantásticos, metafísicos y psicológicos; y fundamentalmente, en la crítica de la realidad social.

Si de obras reconocidas se trata, sin dudas Rayuela se consagra como la primera y principal dentro su inventario. “Fue traducida a más de 30 idiomas… hasta en Mandarín, algo realmente fuera de lo común. Se trata de una obra definida por el mismo autor como una ‘contra novela’, puesto que no sigue una secuencia lineal: estamos hablando de un cuerpo de 155 capítulos que pueden ser leídos de principio a fin como cualquier otro libro; desde el capitulo 1 hasta el 65 y después dejar de leerla – como sugirió Cortázar – o alternando el orden a través de una grilla de posibles trayectos. Logró construir una estructura que, aun leyéndola de diferentes maneras, tiene sentido – explica Valentina. Esta es una de las principales características del Boom Latinoamericano: rompen la temporalidad. Empezaron a trabajar el tiempo de una manera diferente a la que se venía haciendo hasta el momento. Además, supieron borrar la frontera entre lo fantástico y lo real, lograron mostrar lo irreal como algo verosímil, como algo posible. Al mismo tiempo, comienzan a incorporar otras cuestiones como la presencia de diferentes narradores en la obra o la idea de la metaliteratura, es decir, la posibilidad de reflexionar sobre la literatura en el mismo texto literario. Podríamos decir que ponen en funcionamiento una serie de nuevos elementos que transformarán la literatura latinoamericana para siempre”.

Julio Cortázar, junto al resto de los autores del boom, logró trascender las fronteras de su propio país a través de la construcción de nuevas formas de escribir pero sobre todo, de leer.

Es por eso que hoy decidimos recordarlo.