/Fútbol, elecciones y mariscos: la noche que reunió a la política argentina con la monarquía española

Fútbol, elecciones y mariscos: la noche que reunió a la política argentina con la monarquía española

Fue una noche inolvidable donde la política, la farándula y la diplomacia argentina se vistieron a tono con la monarquía española encabezada por el Rey Felipe VI y la Reina Letizia, quienes agasajaron en un fiesta privada al presidente Maurico Macri y su esposa Juliana Awada en los salones del Hotel Four Seasons.

Allí se habló de todo: fútbol, las elecciones que vienen, el dólar de hoy pegando el techo máximo en la gestión Macri, el fallo de la Corte Suprema sobre los jubilados, las inversiones españolas y, por supuesto, de las históricas relaciones entre Argentina y España.
A las 18.30, como lo indicaba el ceremonial, la pareja real ingresó después de Macri y Awada al salón La Maisón y a partir de allí todas las miradas se enfocaron en el Rey Felipe VI que por su altura sobresalía entre la muchedumbre y saludó a los invitados por más de una hora y media.
“Es un orgullo para la Argentina este agasajo real y la confianza que el mundo ha depositado en este país”, se le escuchó decir a un funcionario al lado de Macri. El Rey no pronunció un discurso y sólo se limitó a saludar a más de 400 invitados entre vinos tintos, rodajas de jamón ibérico, quesos y bandejeos de mariscos, la comida típica española. Infobae estuvo allí y cosechó un variado menú de charlas y debates.
Inversiones y elecciones
Sin dudas los comentarios más reiterados de la noche fueron los de la situación del país y los comicios presidenciales que vienen.
Los empresarios Marcelo Mindlin, Alejandro Bulgheroni y Miguel Gutiérrez, entre otros comentaban el encuentro a puertas cerradas del mediodía en el Palacio San Martín donde pudieron dialogar con Macri y el Rey Felipe VI sobre las inversiones que se vienen de España para la Argentina, evaluadas en unos 8.000 millones de dólares.
No obstante, la disparada del dólar y el fallo de la Corte sobre pago de ganancias en los jubilados se llevaron buena parte de los comentarios de corrillos. Sobresalió la frase del presidente de la Cámara de empresas Españolas, Antonio Garamendi, quien le dijo a Macri sin vueltas: “Usted va por el buen camino, siga con estas reformas”.
Se habló también de elecciones y de la expectativa por la eventual candidatura de Roberto Lavagna y su hipotética batalla contra Macri si Cristina Kirchner decide no postularse. “Acá hay pocos peronistas pero tenemos radicales que a veces juegan de opositores”, comentó risueño un macrista acérrimo a su par del PRO. Es que entre los invitados sólo había referentes de la oposición tales como Eduardo Menem y Daniel Filmus. Pero había varios radicales: Angel Rozas, Ernesto Sanz, Mario Negri, Julio Cobos y Jesús Rodríguez, entre otros. Este último le recordó al Rey Felipe VI la época en que estudiaban juntos en la universidad de Georgetown.
El gabinete nacional casi en pleno estuvo presente. Allí llegaron Marcos Peña, Oscar Aguad, el rabino Sergio Bergman, Francisco Cabrera, Miguel Braun, Pablo Avelluto, Alejandro Finochiaro, Fulvio Pompeo y Lino Barañao, entre otros.
Las miradas apuntaron a dos que reaparecieron en escena: el ex vicejefe de Gabinete Mario Quintana y el embajador argentino en España, Ramón Puerta. Este último admitió entre algunos pocos que jugará por el peronismo de Lavagna si este presenta su candidatura.
 
Farándula y cultura
En medio de los invitados Mirtha Legrand logró lo que nadie pudo antes: reunió en una misma foto a la diputada macrista Cornelia Smith Liermann y el kirchnerista Filmus. 
La farándula también se vistió de gala y por los salones del Four Seasons desfilaron, entre otros, Valeria Maza y su esposo Alejandro Gravier, Susana Giménez y su hija; María Kodama, Marcela Tinayre, Juan José Sebreli y el músico Andrés Calamaro, del que el Rey Felipe es un gran admirador.
Fútbol y diplomacia
Entre los presentes estaba el empresario y presidente del Congreso Judío Latinoamericano, Adrián Werthein y el titular de la DAIA, Jorge Knoblovits, quienes destacaron que hoy le dieron al Rey el premio Shalom.
 Felipe VI lanzó una carcajada cuando el secretario de la legislatura porteña, Pablo Garzonio, le recordó que en el 2003, cuando Felipe aun era príncipe, le regaló una camiseta de Boca Juniors. “Espero que aun la tenga guardada”, bromeó el radical porteño.
 Aunque los comentarios menos agradables se los llevó la embajadora de México, Mabel Gómez Oliver, a quien señalaban por las declaraciones del presidente López Obrador que ayer exigió al Rey de España pedir disculpas a los mexicanos por los hechos de la conquista hace 500 años.
 Estaban entre los presentes los embajadores de Francia, Gran Bretaña, Noruega y Portugal. El embajador anfitrión, Javier Sandomingo Nuñez, recibió a todos con una sonrisa y trató de apaciguar ánimos beligerantes. Después de todo, se trató de una fiesta de España hacia la Argentina.

Infobae