/Semana Mundial de la Salud: entrevista a Ana Laura Gramaglia y María Laura Lazzaroni

Semana Mundial de la Salud: entrevista a Ana Laura Gramaglia y María Laura Lazzaroni

Para cerrar la maratón de entrevistas realizada en la Semana de la Salud, invitamos a los estudios de Oxígeno a María Laura Lazzaroni y Ana Laura Gramaglia, kinesióloga y nutricionista respectivamente del Hospital Dr. Giménez.

La temática de hoy giró en torno a la importancia de incorporar hábitos saludables a nuestra vida diaria, con el objetivo de proteger y conservar el bienestar físico, aun cuando no se presenta ningún tipo de patología o tendencia hereditaria.

Sin lugar a dudas, uno de los hábitos saludables más importantes -junto con una buena alimentación- es la actividad física. El sedentarismo, según los valores arrojados por las profesionales, es el responsable del 6% de las muertes en el mundo, del 25% de los cánceres de mama y colon, del 27% de los casos de diabetes y aproximadamente del 30% de las enfermedades cardíacas. “El sedentarismo es entonces, uno de los principales responsables de las muertes que nos rodean. Si nos ponemos a pensar, ¿quién de nosotros no ha tenido a alguien cercano que no haya fallecido por alguna de estas razones? Tenemos que entender que la actividad física, junto a una alimentación equilibrada, es una de las herramientas que nos permitirá sostener un buen estado salud a lo largo de nuestras vidas”, expresa María Laura.

Las enfermedades crónicas no transmisibles -dentro de las que encontramos a la Diabetes tipo 2 y la obesidad- son características de los tiempos que transitamos y alarman cada vez más a los especialistas de la salud. Este tipo de patologías están más relacionadas al estilo de vida que el individuo lleva y al ambiente que habita, que a la predisposición genética. Así, se deduce que la forma más efectiva de evitarlas es creando conductas de alimentación saludable y un régimen de actividad física.

“Este tipo de conductas comienzan desde casa y tienen que ser enseñadas a edades tempranas. Si un niño ve que su mamá no camina, no corre, no hace actividad física, no cuida de su salud de alguna manera; si ve a su papá todo el día sentado, comiendo en el sillón y tomando gaseosas, no podemos pretender que ese niño comprenda la importancia de alimentarse bien, de descansar determinada cantidad de horas, de hacer ejercicio y de jugar. Cuidarnos a nosotros mismos, le enseña a nuestros niños a valorar su salud”, explican.

Algunas otras surgerencias fueron:

  • Controlar el uso de pantallas en niños (celulares, tablets, televisión) puesto que quitan horas de juego, movimiento, ejercicio e interacción con sus pares.
  • Evitar seguir “modelos de alimentación” o “dietas” sugeridas en redes sociales o en televisión.
  • Consultar a un especialista capaz de indicar un tipo de alimentación y un estilo de actividad física funcional y acorde a nuestro estado de salud, edad, estilo de vida y propósitos.