/Semana del Parto Respetado: Entrevista a Wanda Albertinazzi

Semana del Parto Respetado: Entrevista a Wanda Albertinazzi

En la semana del Parto Respetado invitamos a Wanda Albertinazzi, Médica Ginecóloga y Obstetra del Hospital Dr. Gimenez de nuestra localidad, a participar de la mañana de Café Oxígeno.

“La embarazada no es una persona enferma y no debe ser tratada como tal. Está cursando una etapa natural, fisiológica, cargada de cambios. Hay que ponerse en su lugar… estos cambios son hormonales, físicos, psicologicos, emocionales, sumados a la presión social. Es por eso que hay que contenerla y enseñarle cuáles son sus derechos”, comienza explicando.

La Ley respectiva al Parto Respetado contempla diferentes aspectos tales como:

– Tener en cuenta los deseos y necesidades de cada mujer, como el estar o no acompañada por una persona de confianza en cada momento

– Tipo de ingesta alimentaria durante el proceso de parto

– Derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto

– Participación activa en las diferentes decisiones y actuaciones de los profesionales

– Derecho a no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación

– Tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales

– Debe ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar

– Recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña, y sobre anticoncepción en el momento del puerperio

Los recién nacido/as:

– Tienen derecho a estar en contacto con su madre desde el primer momento y a ser alimentados con leche materna sin interferencias

– Deben ser tratados de forma respetuosa y digna, contar con inequívoca identificación y a no ser sometido/as a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.

– Tienen derecho a que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como sobre su plan de vacunación.

“A lo largo del tiempo se ejerció mucha violencia obstétrica, a veces con y otras sin intención. En el intento de darle atención a la embarazada de desnaturalizó el proceso, se enfocó en la parte puramente orgánica y se olvidó de los aspectos emocionales. Es importante comprender que no se trata de algo mecánico y que son muchas las emociones que entran en juego”, continúa.

En la actualidad, más del 70% de las mujeres son sometidas a procesos quirúrgicos – muchas veces innecesarias – para propiciar el nacimiento, así como también a situaciones de manipulación violenta del cuerpo propio y del bebé, demandas, apuro, rasurado, enemas y diferentes formas violencia. Esta Ley tiene como objetivo informar, asesorar y brindar las herramientas necesarias para la valía de los derechos de todas las embarazadas.