/“De bacteria somos”; nota con el Dr. Gabriel Vinderola.

“De bacteria somos”; nota con el Dr. Gabriel Vinderola.

En la mañana de Oxigeno conversamos con el Dr. Gabriel Vinderola, investigador del CONICET y docente de la Universidad del Litoral, quien dará una charla en el día de hoy en el SUM del Instituto Ezpeleta de Morteos, a las 19Hs.

Hoy por la tarde el facultado dará un seminario libre y gratuito que lleva el nombre “De bacteria somos: microbiótica intestinal, leche materna, alimentos y pro bióticos” y por eso le consultamos sobre esta tema, para conocer un poco mas sobre estos microrganismos.

La palabra bacteria suele dar miedo, pero la realidad es que todo organismo humano esta constituido mayormente por bacterias; hay prácticamente un 10 veces más de bacterias que de células humanas. A este conjunto de bacterias, levaduras, hongos y virus se los llama microbiotas y se encuentran en todo el cuerpo, tanto interna como externamente. Sin estas bacterias no podríamos vivir.

Para que el cuerpo este sano debe haber equilibrio, abundancia y diversidad de bacterias alojadas en él. Las que se encuentran en el colon e intestino grueso nos ayudan con la digestión de los alimentos y nos dan el 20% de la energía que necesitamos para vivir. Para que ellas funcionen correctamente debemos consumir fibras a través de cereales o frutas, por ejemplo, ya que con ello las bacterias podrán controlar las inflamaciones, renovar las células del intestino para que sea más fuerte y resistente a patógenos.

Hay más bacterias beneficiosas para la salud que patógenas. Contra éstas últimas las precauciones que debemos  tomar son el lavado de manos, consumir agua segura, cocinar bien los alimentos y si son alimentos crudos lavarlos correctamente.

Es importante incorporar también a la dieta alimentos fermentados, como son el yogurt o kefir, ya que ellos nos proporcionan la incorporación de muchas bacterias que ayudan al cuerpo a estar más saludable.

En cuanto a los primeros 1000 días de vida, que van de la concepción hasta los dos años de edad, hay estudios que indican que los niños que nacen por cesaría o toman poca leche materna es más probable que tengan asma, alergias, obesidad, sobrepeso o enfermedades inflamatorias intestinales, porque se pierden la carga de microbios que se encuentran en la vagina dela madre y en la leche materna, no pudiendo generar los anticuerpos necesarios para su desarrollo.

Argentina es el país con mayor cantidad de síndrome urémico eumolítico; esta bacteria se aloja en el intestino de la vaca y si la practica en el frigorífico no es la adecuada puede pasar a la carne. Si la bacteria se queda en la superficie de la carne con sólo hacer vuelta y vuelta un bife la elimino; el problema es si la bacteria está en la carne picada, por eso se recomienda siempre cocinar bien estos alimentos. Además la bacteria puede encontrarse en el agua y con la que se regaron frutas y hortalizas debemos lavarlas bien antes de consumirlas.

Para evitar la propagación de bacterias patógenas en la cocida, es recomendable tener dos tablas, una para carne y otra para verduras, y siempre al terminar de cortar la carne cruda lavar bien el cuchillo antes de utilizarlos para cortar algo más.

Además es preocupante el uso indiscriminado de alcohol en gel, ya que va eliminando las bacterias de a piel que son necesarias para mantener una piel saludable; a largo plazo se podría observar enrojecimiento o eczemas por agredirla demasiado.

Para finalizar el Dr. Gabriel Vinderola expresó: “Hoy vamos a charlar un poco de todo esto y aprender que todos podemos hacer cada día algo por nuestra microbiota para prevenir enfermedades en la adultez o vejez cuidándonos durante toda la vida”.