/Pintar de colores la vida: un proyecto de amor.

Pintar de colores la vida: un proyecto de amor.

Catalina tiene 7 años y presenta una disminución visual, por lo que una maestra y alumnos de la escuela Brigadier López de Las Petacas fabricaron lápices aromáticos para ayudarla. En la mañana de Oxigeno conversamos con la profesora de Ciencia Biológicas y Geografía Mariana Echarri, docente de la Escuela Brigadier E. López Nº 337, para que nos cuente cómo surgió el proyecto para ayudar a la niña.

El proyecto surge en el laboratorio de Cs. Naturales donde a través del método científico, se buscan problemas e hipótesis para resolverla; en este caso, frente al problema de la baja visión de la niña, se obtuvo un producto tecnológico creado a partir de minas de lápices, papel de diario y aromatizantes.

Catalina de 7 años concurre a la escuela Brigadier López de Las Petacas. La nena presenta una disminución visual, debido a un glaucoma terminal y cataratas congénita,  por lo que se le dificulta reconocer los colores. La docente Mariana Echarri es quien estuvo al frente del proyecto y junto con otros alumnos crearon lápices aromáticos para ayudarla.

En primer lugar, debieron realizar entrevistas con Catalina para determinar con qué olores asociaba los colores para así poder llevar adelante el proyecto. Luego de varios test quedaron definidos y se pusieron a fabricarlos.

La fabricación no fue sencilla, ya que los materiales que utilizaban para aromatizar los lápices no mantenían las esencias. El trabajo de pruebas comenzó en marzo y recién en junio pudieron terminarlo cuando, en un último intento probaron realizarlo con papel de diario y así pudieron lograrlo!!.

Para realizarlos se deben retirar las minas completas de los lápices tradicionales, y luego se recubre la mina con papel de diario aromatizado. Por ejemplo, el color rojo  tiene olor a manzana, el amarillo a limón, el verde oscuro a sandia, el marrón oscuro a coco.

De esta manera, Catalina ahora podrá pintar la vida de colores, reconociéndolos desde su aroma.