/Las 10 principales definiciones de Alberto Fernández.

Las 10 principales definiciones de Alberto Fernández.

El nuevo Presidente de los argentinos planteó los ejes de su administración en un discurso de una hora. La economía y la deuda aparecen al tope de sus preocupaciones.

Diez ideas, diez definiciones, diez temas que marcarán la agenda. Alberto Fernández plasmó en una hora de discurso, que escribió de puño y letra durante el último fin de semana y que prefirió leer, cuáles serán sus principales obsesiones como presidente. En el texto hubo referencias a Cristina, a Néstor Kirchner, a Raúl Alfonsín y al Papa Francisco.

1) Que lo juzguen por el hambre.

Mauricio Macri había dicho que quería que lo juzgaran por la reducción de la pobreza. Alberto Fernández evitó ser tan categórico, pero puso la lupa en el hambre. “Quiero ser recordado por haber sido capaz de superar la herida del hambre en Argentina”, dijo. Aseguró que “los únicos privilegiados serán quienes han quedado atrapados en el pozo de la pobreza”, que estimó -basado en los últimos datos de la UCA- en 15 millones de personas.

2) Lanzan el Consejo Económico.

En los próximos días, la nueva administración enviará al Parlamento un proyecto para crear un Consejo Económico y Social para el Desarrollo. Será el órgano permanente para diseñar, consensuar y consagrar políticas de Estado de mediano y largo plazo.

3) ¿Habrá fin de la grieta?.

El primer mandatario llamó a terminar con “el muro del odio”. Pidió un nuevo contrato social. Macri también había manifestado esas intenciones y la grieta, más temprano que tarde, terminó contaminando su estrategia electoral. Para Alberto es un doble desafío: a su lado estaba Cristina Kirchner, que -al igual que Macri- hizo de la grieta un negocio.

4)La mira en Comodoro Py.

A tono con el desafío que Cristina le hizo a los jueces en su audiencia en Comodoro Py, Fernández habló de reformar la justicia federal. A muy pocos metros lo oían los jueces de la Corte Suprema. “Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias, inducidas por quienes gobiernan y silenciadas por cierta complacencia mediática, por eso hoy vengo a manifestar ante esta asamblea y ante todo el pueblo argentino un ‘nunca más”. Nunca más a una Justicia contaminada por los servicios de inteligencia”, puntualizó.

5) Pauta y medios.

Fernández anunció que recortará la pauta oficial a los medios y que suspenderá la que va a los programas de periodistas. En los próximos días convocará a delegados de los principales medios para acordar la reorientación de la pauta. Dijo quequiere que ese presupuesto sea destinado a programas educativos.

6) Pagar o no pagar la deuda.

Es, tal vez, la principal preocupación del Presidente. Argentina tiene vencimientos por US$ 30 mil millones el próximo año. Martín Guzmán, el ministro de Economía, quiere que los vencimientos de capital e intereses sean pateados hasta 2022. Fernández condicionó el pago al crecimiento.

7) Créditos blandos.

Fernández dijo que miles de familias están asfixiadas y que se endeudan para pagar medicamentos o facturas de servicios públicos. El Estado lanzará una línea de créditos no bancarios y a tasas muy bajas.

8) Intervienen la AFI.

“Queremos impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia e información estratégica del Estado”, dijo. Prometió que desaparecerán los históricos gastos reservados y que ahora formarán parte del Plan contra el Hambre. Fue uno de los tramos más aplaudidos del discurso. Por ahora, la ex SIDE será intervenida. ¿La dividirán?¿La disolverán?

9) Obra Pública.

Fue uno de los ejes de la corrupción en la década K. Fernández se ocupó de aclarar que habrá acceso público a la información. Habló de “ejecuciones rápidas” para tratar de reactivar la economía.

10) Emergencia sanitaria.

Se restituirá el Ministerio de Salud. Ginés González García pasará a monitorear la emergencia sanitaria, que le otorgará facultades directas para tomar medidas para reorganizar los recursos del área. Habrá una partida extraordinaria del presupuesto para cuestiones “urgentes”.

 

Fuente: Clarín.