/La estafa en la Mutual de Altos de Chipión se investiga en la Justicia provincial y federal.

La estafa en la Mutual de Altos de Chipión se investiga en la Justicia provincial y federal.

El fiscal Alberione lleva adelante la investigación sobre la conducta del exgerente Lucas Priotti y la familia Gorgerino. Por otro lado, el fiscal Viaut analiza la actividad de la mutual, que no habría contado con la autorización del BCRA para funcionar como entidad financiera.

La investigación por la presunta estafa cometida en la Asociación Mutual Altos de Chipión, maniobra que perjudicó a un importante número de ahorristas, por estos días se está diligenciando en dos frentes.

Por un lado, la investigación se cursa en la justicia provincial donde el fiscal de Delitos Complejos Bernardo Alberione investiga la conducta del exgerente de la entidad, Lucas Marín Priotti, y los integrantes de una familia, cuyo apellido es Gorgerino, quienes presuntamente se habrían visto beneficiados con el supuesto manejo fraudulento de los fondos por parte del entonces gerente.

En este caso se investiga si Priotti tomaba depósitos a espaldas de los directivos de la mutual abonando un altísimo interés lo cual lo seducía a los ahorristas, muchos de ellos llegaron a retirar sus plazos fijos que tenían en entidades bancarias y lo depositaron en la mutual.

Con la desaparición de Priotti quedó al desnudo la maniobra que llevaba adelante el gerente administrativo de la entidad mutualista.

 

Intervención de la Justicia Federal

Por otra parte, el fiscal federal Luis María Viaut se encuentra investigando la conducta de directivos de la institución que defraudó a decenas de pequeños ahorristas del pueblo y localidades vecinas, a partir de una presentación efectuada por el abogado cordobés Carlos Nayi en representación de unos 25 ahorristas.

La parte de la investigación que lleva adelante el fiscal Viaut ha sido caratulada como presunta “intermediación financiera clandestina no autorizada, estafa y asociación ilícita”. En esta causa son investigados directivos de la entidad mutualista como Fabio Gabriel González en su calidad de presidente, Carlos Alberto Tomatis secretario, Oscar Alfredo Lerivey tesorero y el exgerente Lucas Priotti.

Una fuente cercana a la investigación dijo que “no estamos frente a una ‘cueva’ porque no es un lugar oculto o clandestino. Esta gente utilizaba una cara visible que era la de la mutual, pero por otro lado vendía una imagen que no se correspondía a la estructura legal en vigencia”.

“En definitiva, terminó siendo una gran mentira, eran un banco paralelo que navegaba en el río de la ilegalidad, con el que mucho daño le hicieron a los ahorristas que terminaron perdiendo sus ahorros y de este modo hirieron de muerte a la confianza pública”, agregó.

La misma fuente señaló que la entidad mutualista no contaba con la autorización del Banco Central de la República Argentina para realizar este tipo de actividad, préstamos de dinero. “Esto sin lugar a dudas es un delito, por eso quien representa a los ahorristas trabaja para que los responsables de esta maniobra sean detenidos y enjuiciados, la única manera de devolver la confianza en este país es que la Justicia, de una vez por todas, actúe”, expresó.

La querella ha solicitado la investigación en representación de los denunciantes de otras responsabilidades en terceras personas que directa o indirectamente podrían haber colaborado en consolidar un patrón de marcha delictivo que terminó despojando de importantes sumas de dinero a ahorristas no solo de Altos de Chipión sino también de otras localidades vecinas.

 

La investigación

La investigación a cargo de Alberione nace a partir de la desaparición de la localidad de Altos de Chipión de quien era el gerente de la Asociación Mutual, Priotti.

Este último desapareció de los lugares que solía frecuentar y se presume que junto a él desapareció una importante cantidad de dinero.

La maniobra quedó al descubierto cuando en la última semana de octubre de 2019, dos productores reclamaron por sus ahorros ya que debían realizar una operación inmobiliaria. A los pocos días Priotti desapareció de la pequeña localidad cordobesa.

El exgerente, además de su trabajo en la Asociación Mutual colaboraba en la administración de los negocios de la familia Gorgerino, entre ellos un supermercado.

Con Priotti desaparecido, el fiscal Alberione ordenó la detención y posterior imputación de los integrantes de la familia Gorgerino como presuntos “partícipes necesarios de defraudación”. Fue así que se detuvo a César Gorguerino, sus hijos Alejandro, Delcar y Julio, además de Lucía Gorgerino nieta del padre de familia.

Priotti se presentó el 15 de noviembre de 2019 ante la fiscalía y fue imputado como presunto autor del delito de “defraudación” por lo que fue detenido inmediatamente.

Tras varios días detenidos y mediante el pago de una fianza, los miembros de la familia Gorgerino lograron ser excarcelados y posteriormente también recuperó la libertad Priotti.

A la familia la asistió en la defensa el abogado Carlos Nayi, en tanto que a Priotti lo defendió Alejandro Figueroa Alcorta.

El abogado Nayi, con el correr de los días y con los Gorgerino en libertad, se constituyó en querellante en nombre de la familia y unos 25 ahorristas ante la justicia federal donde la investigación está en una etapa de análisis y recolección de pruebas.

 

 

Fuente: La Voz de San Justo.