/Cómo fue la Batalla de la Vuelta de Obligado y cómo se utilizaron las cadenas recientemente encontradas en el Paraná.

Cómo fue la Batalla de la Vuelta de Obligado y cómo se utilizaron las cadenas recientemente encontradas en el Paraná.

HABLAMOS CON CARLOS FERREYRA, HISTORIADOR Y MUSEÓLOGO.

La Batalla de la Vuelta de Obligado duró todo un día dejando muchos restos bajo el agua del Paraná; Carlos decía que “la arqueología subacuática es bastante particular porque mucho de la arqueología subacuática se encuentra de casualidad, por bajantes, por tormentas o por algún tipo de accidente o incidente cerca del lugar”.

En esta batalla fueron unos 100 barcos que provenían de una flota anglo-francesa, comprendida por más de 90 embarcaciones mercantes y unos 7 barcos de guerra.

Carlos asegura que en esa zona del río Paraná ya habían aparecido otros restos de cadenas, balas de cañón y hasta pedazos de algunos de los buques y lanchan que combatieron en la Batalla de la Vuelta de Obligado.

Él también contaba en Oxigeno que esas cadenas fueron un sistema de defensa muy utilizado a lo largo de la historia; por ejemplo, fue utilizado en Constantinopla para bloquear el Cuerno de Oro, cuando los turcos quisieron tomar la ciudad en 1453.

En este sistema de defensa lo que se hacía era tirar una gran cadena de extremo a extremo de un río sujetadas a una fuertes vigas en las orillas y sostenidas en el medio por embarcaciones o barcazas. Su función no era frenar las embarcaciones enemigas, sino ralentizar el avance de una flota. “La flota tiene que detenerse, atacar las barcazas para que se hundan y todo eso lleva a que uno desde la costa pueda atacar mejor a los barcos” nos decía Carlos.

“A pesar de que fue una derrota patriota implicó que los buques anglo-franceses tuvieran que estar un mes en reparaciones y que  fuera un fracaso comercial la misión” contaba el historiador.

Además de la historia de las cadenas, Carlos nos enseñó algunas palabras que utilizan los navegantes y que el común de la sociedad suele referirse a ellas como insultos; por ejemplo la palabra “verga” es el palo horizontal que sostiene la vela y “por eso el capitán decía ´vamos a tacar, no me importan una verga´ no le importaba que el otro buque le destruyera una verga, porque las vergas se llevaban de repuesto”.

Otra palabra es “carajo” que es la cofa del mástil mayor, uno de los lugares más feos del barco para estar y al que nadie quería ir; por eso te mandan al carajo. “Todo trapo” es otra frase utilizada por los navegantes y que ahora se utiliza coloquialmente para referirse a algo grade. En los barcos navegar “a todo trapo” significa poner todas las velas a dirección del viento para poder navegar rápido.

Algo muy importante que recalcó Carlos es la responsabilidad que tenemos los ciudadanos al encontrar este tipo de objetos de carácter históricos. Hay leyes nacionales y provinciales que disponen qué hacer y a quién pertenece los objetos y restos encontrados en los suelos y aguas. Por ejemplo, la Ley 25743 del año 2003 establece que todo bien que está en el suelo pertenece al Estado y define qué pertenece a Nación y qué pertenece a provincia; por lo que siempre que se encuentre algún objeto de carácter histórico se debe informar y avisar a un Museo Público o alguna institución estatal.