Actualidad, Regionales, Sociedad

Benja pasó por una nueva cirugía.

En el día de ayer Benjamín Druetta, el niños sanfrancisqueño que padece una enfermedad oncológica, pasó por su quinta cirugía; “Misma cantidad de años que ingresos a quirófano…lo que nos muestra su Valentía y Amor a la vida!!!” escribía su mamá en redes sociales.

En comunicación con Oxigeno Eliana Serrano, mamá de Benja, nos contaba que ayer a las 15 hs. él entró a quirófano en Sanatorio Allende de Córdoba, en una intervención que duró unos 45 minutos. Esta operación se realizó para quitarle el catéter a Benja, lo que permitirá una nueva etapa en su vida donde podrá jugar libremente y hacer muchas cosas de niños por primera vez.

Al despertarse de la anestesia, estuvo media hora en una sala de recuperación y luego los pasaron a una sala pediátrica común, en donde estuvo en observación durante toda la tarde mostrando una buena recuperación, por lo que al llegar la última hora del día le dieron el alta y pudo ir hasta el departamento que la familia alquiló en Córdoba para descansar y seguir recuperándose.

“Él esta feliz, lo querían dejar pasar la noche en la clínica pero se largo a llorar, entonces los doctores le dieron el alta porque estamos sólo a 5 cuadras de la clínica, así que imagínate esa emoción” nos decía su mamá.

En cuanto a ellos, como papás, Eliana asegura que “Nosotros como papás lo vivimos muy nerviosos, con más miedo que la principio del tratamiento quizás, será que uno también ya pasó por tantas cosas que ya ahora todo da miedo; pero hoy por hoy estamos enfocados en empezar una nueva etapa, en un tratamiento distinto. El tratamiento anterior era más invasivo, esta etapa es más de control”.

“Festejo esta gran paso que está dando Benja, sacarse el catéter es maravilloso… Pero yo lo festejaría más si su diagnóstico general lo acompañara; uno sabe que tiene ese 7% del tumor en su cuerpo dando vueltas… pero tratamos de repuntar y enfocarnos en lo que va a venir” expresaba Eliana.

Si bien ahora Benja tiene algunos cuidados propios al post operatorio, como el cuidado de los puntos, el sol, entre otros, ya tiene más libertades de ser un niño; de saltar, hacer un rol y hasta andar en triciclo o bicicleta por primera vez.

“Desde ya siempre agradecidos a la gente por acompañarnos en la oración porque toda esa energía que la gente envía llega, llega a nosotros; si bien él es un niño extraordinario, tiene una fuerza maravillosa, a nosotros sus papás por ahí se nos acaba, se nos agota, y la fuerza que nos envía la gente nos llega a nosotros así que eso es lo que nos motiva a seguir también peleando en esta enfermedad” decía su mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *